La finca

La casa era un pequeño hotel boutique, convirtiéndose en una casa rural en los últimos años. Es el lugar perfecto para las vacaciones de pintura, ya que hay una fuerte conexión con la naturaleza y el clima es casi siempre fantástico, característico de la mitad sur de España.

La casa tiene 7 dormitorios con balcones con vistas espectaculares a los alrededores y 6 cuartos de baño. Hay una acogedora cocina, comedor y un gran salón. La piscina se encuentra a solo unos metros del edificio principal.

 

Anuncios