Estructura del curso

El primer día de las vacaciones de pintura, después de llegar del aeropuerto se invita a descansar un poco o a disfrutar de las instalaciones de la casa. A continuación, se da la bienvenida al grupo con una charla introductoria junto con un vaso de cava y algunos snacks. Durante la cena, donde se disfrutará de una comida exquisita, cada persona tiene la oportunidad de conocer a sus compañeros artistas y tutores.

Al día siguiente después de desayunar nos dirigimos al estudio para empezar con las sesiones. Todos los materiales están listos para que cada estudiante inicie sus propias pinturas y dibujos, con los medios que deseen utilizar ya sean carboncillo, acuarela, sanguina, lápiz, óleos o acrílicos entre otros. Para comenzar la semana, proponemos al grupo realizar algunos ejercicios de dibujo de bodegones donde exploramos todos los elementos básicos del lenguaje visual como la composición, forma, color, luz, perspectiva y textura. Este ejercicio nos ayuda a ver los niveles de cada estudiante y nos permite realizar un plan para la semana y entender que logros podemos alcanzar al final de las vacaciones. Las lecciones no son obligatorias y los estudiantes que lo deseen pueden realizar sus propios proyectos. Las clases de la mañana duran alrededor de 2 horas, sin embargo los estudiantes pueden permanecer en el estudio el tiempo que deseen con su proceso creativo. El almuerzo se sirve a la 1 p.m. con una selección de diferentes platos en un buffet informal.

Después del almuerzo hay tiempo libre para disfrutar de un poco de siesta, la piscina, paseos, pintar…

Las clases de la tarde duran 2 o 3 horas y los estudiantes pueden continuar con el trabajo de la mañana o con sus propios proyectos. La sesión termina con algunas bebidas y picoteo antes de la cena.

La cena se sirve a las 7 p.m. y es una ocasión maravillosa para hablar sobre el progreso del curso y las experiencias del día mientras se disfruta de algunos deliciosos platos tradicionales.

En los días siguientes los estudiantes que desean continuar su estudio de los elementos del lenguaje visual reciben tutorías en un grupo reducido y los demás alumnos que desean hacer sus propias obras reciben atención individual. Un día de la semana se realiza un viaje en grupo para hacer bocetos y descubrir rincones escondidos de los maravillosos alrededores.

El último día de las vacaciones de pintura, después del desayuno los estudiantes son trasladados a Madrid para retornar a casa.

 

Anuncios